EVASIÓN FISCAL EN NUESTRA CARA ANTE LA AUSENCIA DE CONTROLES

En Entre Ríos observamos un crecimiento importante de la economía, una reactivación económica, pero eso no se traduce a un Estado que recaude y distribuya esa riqueza en Salud, Educación, Seguridad y salarios de los empleados estatales.

A la riqueza la producimos los trabajadores y trabajadoras, pero, en el capitalismo, esa riqueza producida es recaudada en principio por la burguesía, gran burguesía o pequeña burguesía. Luego de esa recaudación en manos privadas actúa el Estado, con los impuestos, mediante los cuales recauda parte de esa riqueza y genera derechos sociales para toda la población, sin éste mecanismo de distribución no sería posible vida en sociedad tal cual es concebida en estos tiempos, no habría policía para cuidar los comercios y empresas que recaudan riquezas, no habría caminos para transportar las mercaderías, y tampoco habría salud pública, educación pública y poder Judicial, sólo algunos ejemplos entre tantos que podríamos citar que están a cargo del Estado.

Si la riqueza se genera, se recauda en manos privadas, pero luego no se recauda por el Estado, por evasión fiscal, no es posible el funcionamiento de la sociedad tal cual está concebida en el modelo capitalista actual, en el que el Estado no genera la posesión social de los medios de producción sino que permite el enriquecimiento de algunos pocos, pero actúa en la distribución.Lo que estamos viendo en estos días, en los días de post pandemia de COVID y post pandemia macrista, es que la economía se ha reactivado y nos tendría que ir mejor económicamente, pero esto no sucede y uno de los motivos es la fuerte evasión fiscal que observamos en varios niveles, además de la reducción de los salarios que viene de arrastre y se mantiene actualmente.

Poco a poco vemos que el gobierno hace control de cargas y encuentra camiones repletos de toneladas de cereales que se exportan ilegalmente, con evasión fiscal, lo que nos surge como conclusión es que esto habrá sido varias veces superior cuando ni siquiera se controlaba, esto se suma a que las exportadoras de cereales pagan impuestos de acuerdo a sus declaraciones juradas, tendríamos que ser muy ingenuos para pensar que declaran todo lo que exportan, lo que no declaran son riquezas que no generan distribución, esto es evasión a gran escala.

Pero también vemos evasión a pequeña escala, en los comercios, violando las normativas de igualdad de precios entre pago efectivo y pago por débito, la diferencia es que el pago en efectivo permite la evasión y el pago con débito registra las ventas en el sistema, es por ese motivo que en cada vez mayor cantidad de comercios nos dan un precio y nos aclaran que es en efectivo, que con débito tiene un recargo del 10% y hasta del 20%, al récord en esta ilegalidad lo tiene una arenera hormigonera líder en la ciudad que por pago con débito le pone un recargo del 80%, es decir, toda su recaudación es en efectivo, no hay control de la arena y la piedra que saca del río, puede evadir toda su recaudación, pero además compra cemento y seguramente debe comprarlo con evasión de sus proveedores, porque no puede mostrar que compra cemento si no declara las ventas de hormigón.

Cada vez se observan estos tipos de carteles en vidrieras, se sienten seguros de publicar métodos que permiten la evasión, porque no hay control del Estado entrerriano en materia impositiva.Para que quede claro, más allá del delito de evasión, que se puede producir o no, la publicación de esos carteles ya es delito, porque las normativas comerciales establecen que el precio por pago en efectivo y por pago con tarjeta de débito deben ser los mismos.

En general estos detalles de precios diferentes entre efectivo y débito se informan al cliente boca a boca y en voz baja, lo que me extrañó en estos días es verlo directamente informado mediante carteles en un comercio de la Peatonal, ese cartel está informando un delito y esto nos permite que la evasión es moneda corriente porque no hay organismos de control del Estado para impedirlos, por lo tanto se sienten impunes para publicarlo, en la misma información aparece la oferta de cuotas sin interés, porque claramente en el precio de lista ya se cargó todo el interés que querían cargarle, que es del 25% de acuerdo a los carteles. Para que se entienda, el precio verdadero es el de efectivo, no hay descuento allí, el precio de lista está publicado para desalentar el pago con tarjeta de débito, porque les impide la evasión, le cargan un 25% para que no compremos con débito, si no nos queda otra que comprar con tarjeta de crédito, no nos hacen recargo, porque el recargo del 25% ya está hecho en precio de lista.

Esa evasión que vemos en comercios minoristas es la base de la pirámide, allí se oculta una parte de la economía real, luego en el escalón siguiente, también se vende en negro en el sector de distribuidores mayoristas, eso permite que las fábricas oculten parte de sus ventas, pero también ocultan parte de sus recaudaciones las empresas que les venden materias primas a las fábricas, es decir, ese cartelito con el precio de un zapato nos muestra la evasión en toda la cadena, hasta el cuero que se saca de la vaca y ya que se evade en el cuero, también se evade en la carne, porque los kilos de carne deben guardar una relación con la cantidad de cuero.

Todo ese circuito evasivo es quita de recursos que recibimos los trabajadores en forma de derechos, no le están robando al gobierno, nos están robando a toda la sociedad.

UNA INFORMACIÓN EXTRA

Voy a analizar y mostrar con un ejemplo, que además nos engañan si lo miramos con razonamiento muy simplista, dos ejemplos:

1) Muchas veces encontramos la siguiente publicación: Precio de lista $ 100, Contado Efectivo: $ 80 y nos dicen que es un descuento del 20%, con un razonamiento simple podemos darnos cuenta que no es un descuento sino un recargo, entonces pensamos que es un recargo del 20%, y aquí está la trampa, el porcentaje depende de la base sobre la cual se calcula, $ 20 sobre $ 100 son el 20%, pero sobre $ 80 implican el 25%, claramente el precio real del producto es el del pago efectivo, $ 80, entonces en realidad no hay descuento del 20% por pago efectivo sino recargo del 25% por pago con tarjeta de débito.

2) Otro engaño a la razón es la siguiente publicación: Precio: 6 cuotas sin interés de $ 20 ($120), Si pagás al contado te bonificamos y te cuesta $ 100. Es una mentira ante nuestros ojos, si lo miramos con los ojos de la razón, si las cuotas fueran sin interés tendrían que sumar el mismo valor que el pago de contado, tendrían que sumar $ 100, no es descuento, es recargo por pago en cuotas.

Analizar estas cuestiones nos permiten ver más allá y darnos cuenta que si nos están engañando en esos detalles, quizás haya otros engaños que no podemos ver, si hay deshonestidad en esas publicaciones, es de suponer que estamos ante una deshonestidad general.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *