Historia para 1ro C y D – 3ra actividad

1)- Mirando este cuadro contestar en cual revolución nos encontramos y en donde se desarrolla (países)

2)- ¿En qué lugar se llevó a cabo la 1era revolución industrial y cuales fue su tecnología, fuente de energía, innovaciones, etc.

3)- Leer el texto del capitalismo y surgimiento con la revolución industrial, luego en la parte derecha de abajo contestar las dos preguntas 4  y 5

3. El capitalismo.

La Revolución industrial supuso la implantación del capitalismo como sistema económico. Su principal teórico fue el filósofo escocés Adam Smith. En su obra clásica Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones (1776), intentó demostrar que era posible buscar la ganancia personal y conseguir, al mismo tiempo, la mejora de la sociedad.

Según Smith, los individuos privados (productores y consumidores, empresarios y trabajadores) llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes y servicios mediante un sistema de libre mercado donde los precios, los salarios y los beneficios los fijan la oferta y la demanda. La escasez de productos, por ejemplo, hace que sus precios se eleven y que las expectativas de beneficio atraigan a más productores; la competencia de sus productos en el mercado hará, gracias a lo que el llamó “una mano invisible”, que los precios bajen, para beneficio de los consumidores. Lo mismo ocurre con la mano de obra: su abundancia o escasez determinará la existencia de altos o bajos salarios, y de niveles más o menos elevados de paro.

Desde Inglaterra, el sistema capitalista se fue extendiendo a todo el mundo, siendo el sistema socioeconómico casi exclusivo en el ámbito mundial hasta el estallido de la I Guerra Mundial.

Los rasgos esenciales del capitalismo son los siguientes:

  • Los medios de producción —tierra y capital— son de propiedad privada. En este contexto el capital se refiere a los edificios, la maquinaria y otras herramientas utilizadas para producir bienes y servicios destinados al consumo.
  • La actividad económica se centra en la relación entre compradores y vendedores que se produce en los mercados, cuyos intercambios deben permanecer libres de cualquier intervención o reglamentación. La actividad económica crecerá, y la riqueza social en su conjunto, si desaparecen las trabas que impiden o paralizan su desarrollo.
  • Todos los agentes económicos son libres: Tanto empresarios como trabajadores y consumidores, buscan su máximo bienestar, incrementando su tasa de beneficios o ingresos y gastándolos como y cuando quieran.
  • La intervención del estado en la actividad económica debe ser mínima: si existe libertad de competencia, la actividad económica se controlará a sí misma; la actividad del gobierno sólo es necesaria para gestionar la defensa nacional, hacer respetar la propiedad privada y acometer las grandes inversiones (en infraestructuras, por ejemplo) que no puedan llevar a cabo los capitales privados.

Las ideas de Smith crearon la base ideológica e intelectual que favoreció el inicio de la Revolución industrial. Otros autores, como David Ricardo y Robert Malthus completaron su análisis. Con el capitalismo aparecieron los ciclos económicos: periodos de expansión y prosperidad seguidos de recesiones y depresiones económicas que se caracterizan por la disminución de la actividad productiva y el aumento del desempleo. Los economistas clásicos que siguieron las ideas de Adam Smith no podían explicar estos altibajos de la actividad económica y consideraban que era el precio inevitable que había que pagar por el progreso que permitía el desarrollo capitalista.

Adam Smith (1723- 1790)

Filósofo y principal teórico de la economía política moderna. Nació en 1723 en Escocia y, a los catorce años entró en la Universidad de Glasgow.

Fue amigo del filósofo escocés David Hume, quien influyó mucho sobre sus teorías económicas y éticas, y conoció a los principales fisiócratas franceses, que defendían una doctrina económica y política basada en la primacía de la ley natural, la riqueza y el orden. Fue catedrático de Lógica en 1751 y de Filosofía Moral en 1752 en la Universidad de Glasgow.

Su obra más conocida es la Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones (1776), que es el punto de partida de la historia de la economía como ciencia independiente de la política. Fue nombrado director de aduanas en Edimburgo en 1778, puesto que desempeñó hasta su muerte en 1790.

El terrateniente, al hacer contrato con el cultivador, le paga lo menos posible, fija los salarios del jornalero (…) y prefiere al que lo hace más barato, ya que puede elegir entre gran número de trabajadores. Por la competencia que uno hace al otro, éstos se ven obligados a bajar el precio. En cualquier clase de trabajo no puede dejar de suceder (…) que los salarios del trabajador tengan como límite lo que les es indispensable para procurarse su subsistencia.

Turgot, Reflexiones sobre la formación y la distribución de la riqueza (1767)

Los estatutos para regular los salarios y el precio del trabajo son otro absurdo y un daño muy grande para el comercio. Absurdo y descabellado debe parecer seguramente el que una tercera persona intente fijar el precio entre comprador y vendedor sin su mutuo consentimiento (…) ¿Cómo puede usted obligar a trabajar al jornalero, o al dueño a que le de trabajo a menos que ellos mismos convengan en ello? Y si ellos convienen, ¿por qué usted u otro cualesquiera habrían de intervenir?

Tucker, Instrucciones (1757)

  • 4- ¿Se encontraban en igualdad de condiciones los propietarios y los campesinos para pactar sus condiciones de trabajo y salario?
  • 5- ¿Quién sale más beneficiado y quién más perjudicado? Argumenta tu opinión.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *