En respuesta a nota periodística que llevó mucha confusión a los y las docentes sobre la oferta salarial que estaba siendo analizada.

En estos tiempos nos ha tocado dar una gran batalla discursiva como parte de la lucha docente por una recomposición salarial, nos ha tocado desmentir varias mentiras del gobernador a la sociedad entrerriana y lo hemos hecho sin descanso, no acostumbramos a dar debates internos por los medios de comunicación, pero algunos lo han hecho de esa forma, han llevado una gran cantidad de falsedades e imprecisiones al interior del colectivo docente y eso me obliga a responder por la misma vía para desmentir muchos conceptos y datos falsos allí reflejados.

He estado leyendo la nota publicada en www.enteriosahora.com, con el título de “Aumento docente: la gran contradicción” y considero necesario responder a esa nota, plagada de contradicciones, de errores, de falsas lecturas de los hechos, porque entiendo que eso nos hace daño como trabajadores, porque pensar en una realidad deformada a partir de notas como esas nos quita libertad a la hora de tomar decisiones.

La gran cantidad de congresos y asambleas de AGMER son el resultado de una lucha sostenida, la nota habla de “dilatar decisiones”, no dilatamos nada, en ese proceso resolvimos 10 o 12 paros y 45 días de carpa, si entienden que eso es dilatar decisiones es porque no entienden nada, paros que existen únicamente en AGMER, justamente a ese sindicato le reclaman que dilata los tiempos.

Habla de una mirada excesivamente tecnocrática, nada de eso, la mayoría somos laburantes que transitamos permanentemente nuestros trabajos en las escuelas y otros que ocupan cargos gremiales porque así lo decidió la democracia sindical, pero decidimos construir conocimiento desde y para los trabajadores, pareciera que quieren que nos mantengamos en la ignorancia, que no analicemos técnicamente, muy coincidente con la mirada de los patrones.

No hubo escenificación mediática, porque los medios no nos publican nuestros artículos en estos tiempos de conflictos, sólo uno, dos o tres de cientos de medios controlados desde la pauta oficial.

Nadie mostró esa oferta como panacea, incluso la consideramos desde el convencimiento que el conflicto no se cierra en este año, que tendremos que volver en otro momento a reclamar lo que falta y lo haremos el año próximo, el otro y el otro, en el capitalismo no existe la panacea para los trabajadores, lo que existen son logros parciales, que no son definitivos, pero que alimentan la confianza y dan fuerza a futuras luchas, ya hemos pasado por etapas de continuas derrotas que nos hicieron muy mal como trabajadores, esa no será la estrategia de la actual conducción, ir por el maximalismo a riesgo de quedarnos sin nada es la estrategia de sectores que terminan siendo antisindicales.

Quienes escriben esa nota se autodefinen de esta forma: “Por el otro, quienes desde el doble posicionamiento del conocimiento y la realidad”, ¿sólo ellos se arrogan ser los dueños del conocimiento y la realidad? Lamentable esa frase, quienes analizamos las ofertas producimos conocimiento y vivimos del trabajo docente, por eso mismo estamos insertos en la realidad, que no nos quieran presentar como sindicalistas que no tenemos que ver con los trabajadores, porque ese discurso es de la oligarquía, respetamos sus conocimientos y exigimos que respeten el nuestro y en sus palabras dejan ver el discurso antisindical de la oligarquía y sus voceros.

El discurso anti sindical se les mezcla y se les nota por todas partes en la nota, continua con el discurso patronal antisindical, los que militamos en Integración somos trabajadores u trabajadoras, tanto como el resto y sufrimos exactamente los mismos problemas, describen al sindicato con las palabras que les enseñó Clarín, aprovechan el discurso impuesto, sin importarles de donde viene.

La primera diferencia de análisis, dice que tomamos en referencia a septiembre sin considerar el bono:

Tomamos como referencia el salario docente, el de septiembre de 2020 que fue el mismo que el de enero de 2021, porque sostenemos la coherencia de no considerar un bono en negro temporal como aumento salarial, esa postura del texto entonces, estaría dejando trascender que el aumento en 2020 no fue 0% como hemos venido denunciando todo el tiempo, dijimos 0% porque no consideramos aumento salarial a lo recibido como bono temporal. Tremendo error conceptual en el artículo, tremenda contradicción.

Y en ese mismo punto otro error, antes hizo alardes del conocimiento, pero se le escapan detalles importantes: Expresa que el salario de sept 2020 es el mismo que diciembre de 2019 y no es así, en enero de 2020 logramos el aumento del último tramo de la paritaria 2019, además en marzo recibimos un pago extra de incentivo, que no lo consideramos aumento porque era temporal, pero que en estos días se transformó en monto estable. Esa nota demuestra un desconocimiento total de nuestro salario de parte de quién la escribió.

La segunda diferencia de análisis:

“supuesto 15%”, no es ni supuesto, ni magnífico, ni fantástico, es 15%, pero no es supuesto. Tampoco es 15%, el gobierno mintió diciendo que era un 36% y fuimos nosotros quienes salimos a dar la batalla en los medios para desmentirlo ante la opinión pública, ahora nos toca desmentir de nuevo, no fue 15%, fue un promedio del 20% con diferencias en la escala de cargos, horas y antigüedades, fue lo que le mostramos a cada trabajador activo y jubilado en los simuladores que elaboramos y fue lo que luego cobró cada trabajador, entre 18% y 31,5%, miente el gobierno diciendo que es 36% y también es mentira la expresión “supuesto 15%”, no es supuesto ni es 15%.

Aquí dice que hay trampa porque lo aplicamos respecto de diciembre de 2019, en renglones anteriores eso quedó desmentido y lo consideramos como aumento a tener en cuenta este 2021, porque consideramos que en 2020 fue 0%, como decía, que es lo que hemos denunciado ante la sociedad entrerriana. Aquí dice que perdimos el 36,1% en 2020, que fue toda la inflación, eso es verdad, así lo hemos denunciado en forma permanente, pero se contradice solo, porque están diciendo que tuvimos aumentos en octubre 2020, porque valora el bono temporal que es algo que nosotros no hacemos.

La tercera diferencia de análisis.

Desconocimiento total, si eso es lo que informan a los docentes de su departamento debemos decir que están mintiendo, desde la intensión de mentir o desde el desconocimiento. Dice que el gobierno “sólo remuneró los bonos en negro de 2020”. Error, más allá que nosotros hemos denunciado que ese tipo de códigos no deben ser parte del salario docente y seguiremos peleando por transformarlos, en la medida que nos lo permita la correlación de fuerzas, debemos decir que producto de nuestra lucha se quitó un bono temporal en negro que no llegaba a todos los cargos docentes, su carácter regresivo hacía que algunos salarios no llegaran a cobrarlo, se cambió por un monto remunerativo (no blanqueado como dice ese texto), que se traslada a los jubilados, que se traslada a nuestras empobrecidas obras sociales, que creció en un cuarto de su valor, parece que no conocen la nueva escala, que va de 5000 a 3750 y que además ahora llega a todos los salarios en su nueva forma de liquidación y también llega a salarios de jubilados con el monto correspondiente, insisto, no es un monto que se ajuste a nuestra mirada, pero es cuali y cuantitativamente mejor que lo que el gobierno decidió entregarnos entre octubre/20 y enero/21 y el autor de la nota ha considerado como salario.

Dice: “Expresado en otros términos, ese “blanqueo” no fue al escalafón docente, sino a distintos grupos de salarios.” inentendible expresión, quizás quiso decir que no se repartió de acuerdo a escalafón y antigüedad, que es cierto, ya habíamos hecho ese análisis ante el bono, ya lo hemos dicho muchas veces, este texto nos quiere iluminar con algo que denunciamos hace 6 meses, es un monto que no se distribuyó respetando escalafón y antigüedad sino que puso una mayor suma a los sueldos más bajos.

La cuarta diferencia:

“el gobierno cerró unilateralmente la paritaria.”, pero instalamos la carpa para sostener la lucha de diferentes formas y continuamos con planes de acción que incluyeron paros, es cierto que el gobierno cerró unilateralmente la paritaria, pero desde AGMER no lo aplaudimos sino que dimos batalla, a partir de demostrar la unidad en la lucha, de diferentes formas, y logramos la reapertura de la discusión y una oferta en mesa de discusión.

Dice: “con sólo el blanqueo de los montos en negro que, en el bolsillo significaban menos aún por los descuentos” DESCONOCIMIENTO TOTAL, LASTIMA TANTA IGNORANCIA DE ALGUIEN QUE ARRANCÓ DESTACANDO SUS CONOCIMIENTOS POR SOBRE EL RESTO. No fue blanqueo, se transformaron en remunerativos, aumentaron un 25%, no lo sabe, al ser remunerativo “no sufre descuentos”, genera aportes a obras sociales y jubilados, se llama salario diferido e implica además aporte patronal, no disminuye el monto, aumenta por salario diferido, bajaría en el bolsillo, pero no baja porque tuvo un aumento del 25%, queda más de bolsillo que cuando era en negro, el aporte lo baja 20% de bolsillo (quedaría igual) pero aumenta el 7% por productividad, teoría básica de salario docente, que por saberlo me tratan de tecnócrata. Pero además implica un monto mayor para jubilados respecto al bono en negro, porque lo cobraban por una fórmula errónea que denunciamos ya en octubre de 2020 y ahora se paga de acuerdo a la proporción que establece la ley.

Expresa: “El mínimo de bolsillo estaba en febrero 22.000 debajo de la CBT”, lo hemos estudiado, publicado, denunciado por todos los medios posibles, no necesitamos que nos lo diga, que lo diga en los medios para denunciar al gobierno, pero no a los que luchan por modificarlo. El inicial en enero de este año llegó al 44% de la canasta y hoy estamos analizando una oferta que puede ubicar ese salario en el 63% de la canasta comparado en el momento del último tramo, que sigue siendo poco, pero es un avance que mejora la vida de los compañeros y sería una conquista parcial para retomar la lucha permanente, hasta volver a igualar el total de la canasta como lo hemos hecho en años anteriores, que no hemos podido lograr aún por el esquema del capitalismo mundial, regional, nacional y provincial, de lo cual ese artículo no genera ninguna relación para poder entender el contexto.

La quinta diferencia de análisis.

Dice que el aumento de mayo es del 5% respecto de febrero y no de abril, ahora es 8%, respecto de febrero o de abril, es lo mismo, pero nosotros evaluamos el acumulado anual, porque es parte de la misma lucha, porque no cerramos el conflicto en febrero, ese pago por decreto de febrero sólo fue un momento de la lucha que continuo abierta. Luego suma 15 + 5 y totaliza 20, nosotros hemos mostrado en las tablas que plasman la oferta claramente los aumentos acumulados, donde queda evidente que son acumulados y los compañeros lo entendieron de esa forma, no pretendemos engañarlos porque no los consideramos tontos, está todo muy claro en nuestras tablas de simulaciones, el texto de esa nota entiende que los compañeros y compañeras de la provincia son tontos y tontas y para clarificar expresa números que son totalmente incorrectos.

Cree descubrir el aumento de julio es respecto de febrero, descubre lo que hemos informado sin lugar a dudas en toda la provincia.

El texto se expresa como una enumeración de contradicciones nuestras, pero en realidad falsea todo y está plagado de contradicciones en sí mismo, si no fuera tan terrible hasta sería gracioso.

Luego expresa: “Dicho desde la lógica, jamás se puede alcanzar una conclusión verdadera partiendo de una premisa falsa.” Y esto es muy cierto, pero absolutamente aplicable al texto de esa nota.

Calcula un aumento anual, “lineal” del 55%, no se puede discutir con errores de ese tipo, están engañando a los compañeros y compañeras.

Luego habla de desarticulación de comisión de salario, que es una mentira, no se desarticuló, hubo uno o dos miembros que la abandonaron por decisión propia, la comisión sigue funcionando.

Hay una pérdida del poder adquisitivo del salario que es real, desde 2013, que se profundizó entre 2015 y 2019 y que continuo en caída en 2020, pero que en este 2021 claramente comienza a modificar esa tendencia, que no recupera todo lo perdido. pero es un paso adelante. Lo que el texto no expresa, lo que parece no entender quién lo escribe, es que desde 2013 hubo un profundo avance de la oligarquía en Latinoamérica, entre 2015 y 2019 gobernó la misma oligarquía en Argentina, en 2020 hubo una pandemia que paralizó al mundo y en 2021 seguimos en una pandemia que se profundiza, que las pérdidas salariales no son sólo de los docentes sino de toda la clase trabajadora y en ese contexto esta oferta salarial no retrotrae 8 años de avance de la oligarquía pero significa un importante avance para los trabajadores, que hemos conseguido como producto de una lucha que reivindicamos, no la entendemos como favores de los gobiernos, sino como una conquista de los trabajadores que nos marca el camino de lucha.

Víctor Hutt

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *