LICENCIAS DOCENTES, MENTIRAS DESDE SECTORES GOBERNANTES PARA TAPAR REALIDADES

Sucede hace muchos años, cuando se acercan los momentos de definiciones respecto a la cruda realidad de la Escuela Pública y el salario docente, producidas a partir de gobiernos que empeoran el sistema educativo y empobrecen a los docentes, se lanzan a los medios de comunicación y a la sociedad, mentiras para distraer la atención y al mismo tiempo intentar enfrentar a la sociedad contra los docentes, a sabiendas que existe en la docencia una convicción de lucha para defender a la Escuela Pública y nuestros salarios, que son nuestros ingresos, que son nuestro sustento familiar.

En la apertura de sesiones legislativas, el Gobernador Frigerio, arrojó a la sociedad una gran mentira que luego fue difundida con gran rapidez por los medios de prensa provinciales, aseguró que, en la Escuela Pública, las licencias docentes llegan al 25% y que eso arroja un costo mensual de 3.000 millones de pesos, aseveración profundamente falsa y alejada de la realidad.

La mentira del Gobernador se acerca al concepto de brutalidad por varios motivos, en principio por recurrir a la utilización de una vieja estrategia de los gobernantes, que ya hemos conocido en nuestra provincia y se había dejado de utilizar por resultar de falsedad evidente, pero además fabrica un número que por su exageración termina resultando ridículo.

Escuchar ese número de boca del Gobernador nos resultó absurdo, rápidamente nos pusimos a investigar, a hacer algunos relevamientos y comprobamos lo que ya sabíamos, porque estamos en las escuelas y conocemos la cantidad y los motivos de las licencias, el porcentaje de licencias no supera el 11%, un porcentaje que es similar a otros sectores laborales y que muestra la dimensión de la mentira del Gobernador.

Los y las trabajadoras de la educación estamos sufriendo todo tipo de sufrimientos por rebajas del 25% del salario real, por comprobar que se han detenido todas las obras de reparaciones en escuelas, por encontrarnos con funcionarios designados que tienen poca o nula experiencia en el sistema educativo, por haber cobrado sueldos en negro en el mes de enero en contra de lo que establece la Constitución provincial, por recibir un adicional por transporte que ya no cubre ni la mitad de lo necesario y preparados para encontrarnos con falta de alimentos en los comedores de nuestros niños y adolescentes, con insuficientes fondos para limpieza de nuestras escuelas y varias dificultades más; escuchar además que se nos humille ante la población con la mentira de las licencias es una ofensa que no nos merecemos, que no podemos soportar.

Convocamos al Gobernador a buscar la verdad para presentársela a la sociedad, le proponemos que estudiemos juntos el porcentaje de licencias y que se lo informemos a la sociedad, para sanar las heridas, porque las mentiras gobernantes lastiman a una sociedad.

En realidad, no necesitaríamos hacer muchos estudios, el mismo Gobernador desmintió sus dichos en la misma declaración, al decir que las licencias cuestan 3.000 millones, arrojó el dato demuestra su mentira, el presupuesto mensual de salarios es de alrededor de 30.000 millones, por lo que queda claro que el gasto que ocasionan las licencias es del 10% según sus datos.

Pero vayamos un poco más al fondo de la cuestión, subsanada la mentira, el gasto en licencias no es un gasto innecesario como pretende considerar, es un gasto necesario teniendo en cuenta que las licencias se utilizan en casos de enfermedad de los trabajadores, un derecho consagrado desde que nuestra sociedad tiene una mirada puesta en el ser humano, pretender que el gasto en licencias por enfermedad sea nulo es propio de una mente inhumana, que sin decirlo abiertamente demuestra que un trabajador enfermo debería trabajar a costa de empeorar su salud o ser despedido, muestra una concepción que pretende la destrucción de los derechos laborales.

La licencia de los y las docentes es un tema del cual mucho se habla en nuestra sociedad, pero muy pocas veces se analiza en profundidad, algo que deforma la realidad es el hecho de que cuando toma licencia un docente, se enteran 25 o hasta 200 familias, de acuerdo a la cantidad de estudiantes que tenga el docente, pero cuando toman licencia otros trabajadores de otros sectores laborales, generalmente no se entera el resto de la sociedad, esto hace que sea muy fácil atacar a los docentes con este tema, y esa es la bajeza a la que recurre el Gobernador. En mis 30 años de experiencia en las escuelas entrerrianas, es mucho mayor la cantidad de docentes que he visto sacrificar su salud para que sus chicos no pierdan clases que a docentes que se abusan de las licencias, con la complicidad de un médico y un contralor estatal ineficiente, por este motivo quiero reivindicar el trabajo de los docentes y repudio las ofensas recibidas que constituyen una tremenda injusticia.

Cada licencia docente está sustentada por la firma de un médico y es controlada por una auditoría desde el Estado, con lo que queda establecido la legalidad de cada licencia. La gran mayoría del sector docente está compuesta por mujeres, muchas de ellas utilizan licencias por embarazo y maternidad, que es un derecho consagrado en nuestro país, pero también son las mujeres las que generalmente se hacen cargo del cuidado de familiares enfermos, otro derecho establecido en los regímenes de licencias, como vemos, hay mucho para considerar al analizar los porcentajes de utilización de licencias, pero se trata de un debate que el Gobernador decidió no dar, reemplazó todo con una burda mentira y una brutal agresión.

Víctor Hutt

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *