Doble discurso del gobierno entrerriano en educación … ¿o doble moral?

07/03/2020

El 28 de febrero se realizaron en varios puntos de la provincia las jornadas de educación, a mi me tocó concurrir a la que se realizó en Gualeguaychú.
En las mismas tuvimos palabras de las autoridades del CGE, entre ellos el Presidente de dicho organismo, el profesor Martín Müller y luego se realizaron varias ponencias de importantes teóricos de educación, entre los que participó Pablo Gentili entre otros.
Las ponencias de los teóricos invitados fueron excelentes, se trataron temas fundamentales para el sistema educativo tales como inclusión, igualdad de oportunidades, pobreza y acceso a la educación, el rol político de la educación, el papel de los docentes en la construcción de un modelo de sociedad, la protección del medio ambiente y en general aspectos teóricos y concretos que nos marcan el camino, que aunque no los logremos, nos dicen hacia donde caminar, nos iluminan.
Lo que resulta contradictorio es que estos ponentes fueron invitados por un CGE que en muchos aspectos hace todo lo contrario a lo que pregonan los teóricos y pasaré a evaluar algunos aspectos en particular.
Uno de los ejes fundamentales fue el de la inclusión y en este aspecto tenemos mucho para decir, porque en nuestro medio existen escuelas inclusivas y otras que no lo son, existen docentes inclusivos y otros que no lo son, pero lo que está claro es que desde el CGE existen muchas falencias respecto a construir las herramientas para la inclusión, lo que hace que las escuelas que levantamos la bandera de la inclusión veamos en el CGE como un impedimento y no como una ayuda.
En la Escuela recibimos a niños, jóvenes y adultos que ingresan con muchas problemáticas y para poder afrontarlas y lograr una verdadera inclusión, necesitaríamos una estructura de cargos pensada para ir en ese camino, me refiero a la necesidad de contar con gabinetes especializados en tratar esos temas, trabajadores sociales, sicólogos, psicopedagogos y también la cantidad de preceptores necesarios por escuela para atender a los chicos, detectar sus problemas y darles contención para lograr la permanencia y el egreso de todos y todas. Los gabinetes de los que hablo existen, se llaman SAIE y EOE, pero son marcadamente insuficientes para atender los problemas que se generan en todas las escuelas, es como una existencia para cumplir en lo formal que sirve de poco en lo concreto, existen muchas escuelas secundarias que no cuentan con la cantidad suficiente de preceptores, que son los docentes de “cercanía” con los chicos, no puede un preceptor cumplir con su mandato si tiene que cubrir el espacio de cuatro o cinco cursos, no pueden cumplir el rol para el que están destinados, también en muchas escuelas faltan cargos directivos, completar los equipos para trabajar en conjunto, en muchas escuelas, la insuficiencia de cargos directivos y la complejidad de las tareas administrativas, hacen que desde la dirección no se logre el acercamiento a las problemáticas de los y las estudiantes y cuando se logra es gracias a un esfuerzo extremo de los mismos, pero contra los impedimentos que se generan desde el CGE, otro hecho que atenta contra la inclusión, en este caso tratando de afectados específicos, es el incumplimiento del CGE respecto al artículo 43 de la ley 9890 que establece que en las escuelas secundarias de jóvenes y adultos se deben crear jardines para las y los jóvenes padres que no tienen un lugar en el mundo para dejar a sus hijitos, también las madres y padres en esta situación pueden estudiar, pueden ser incluidos, gracias al esfuerzo de las comunidades educativas y contra el impedimento que genera el incumplimiento del CGE.
Vuelvo al principio del texto, el CGE nos trajo teóricos a decirnos que tenemos que ser inclusivos, pero a los que somos inclusivos nos pone todas las trabas posibles.
En este punto, de largo trajinar en el sistema educativo, la falta de cargos, siempre tenemos la misma respuesta, “no hay cargos”, “no hay nueva ley de cargos”, hace siete años que no se renueva la ley de cargos y esa es responsabilidad del gobierno, el gobierno de la educación debe generar las condiciones económicas para que las escuelas cuenten con los cargos necesarios, necesitamos un gobierno que redistribuya la riqueza y haga posible la inclusión, no nos sirve un gobierno que administre la pobreza y ante cada necesidad nos diga que no hay presupuesto, si tienen la vocación de gobernar tienen que encontrar las formas de generar los recursos, los docentes hacemos todo lo que podemos por la inclusión, pero si el gobierno no hace lo necesario, todo su discurso se transforma en una falacia.
Otro de los temas abordados en forma brillante por los teóricos fue la escuela como generadora de igualdad de oportunidades y muchas escuelas y muchos docentes tenemos encarnado este principio, ahora bien, la estructura del sistema educativo entrerrianos es cada vez más contraria a este principio, cada vez son más las escuelas privadas que se abren con el apoyo del gobierno provincial, cada vez es más el presupuesto que se saca de la escuela pública y se destina a la escuela privada, un modelo de escuela que excluye a parte de la sociedad de sus aulas, que selecciona a los docentes por criterios que nada tienen que ver con lo pedagógico, que hasta incluso contrata docentes sin recibirse para luego imponerles condiciones laborales abusivas, una escuela que requiere del pago de una cuota, algunas no tan altas y otras altísimas, pero todas igualmente con sueldos solventados desde el CGE, escuelas que echan de sus aulas a los chicos que repiten, violando todas las normas y toda la teoría pedagógica, el estudiante que repite requiere de nuestra mayor atención, bueno, muchas de estas escuelas los echan y el CGE no interviene en esta tremenda barbaridad educativa que se opone a todo el discurso que nos ofrecieron los teóricos.
Cuando decimos que el CGE y el gobierno entrerriano apuestan a la escuela privada es porque cuando en una ciudad se generan nuevos conglomerados poblacionales, no aparece el CGE abriendo una escuela, aparece un privado que la abre y el CGE subsidiando para el pago de sueldos, muchos chicos entrerrianos no tienen escuelas públicas en su barrio y se ven obligados a pagar una cuota de escuela privada para no tener que viajar a grandes distancias, el CGE es cómplice de esta situación.
En el discurso se nos dijo que la escuela tiene un rol fundamental como interventora en el flagelo de la pobreza del 60% de nuestros pibes y a los que asumimos eso como parte de nuestras vidas nos hizo emocionar y hasta derramar alguna que otra lágrima, pero lo que vemos de parte del CGE es que la política del CGE es todo lo contrario a ese discurso, la escuela entrerriana no iguala en oportunidades a los pibes pobres sino que profundiza las diferencias, hay una marcada estructura que sostiene y amplía las diferencias, tenemos escuelas privadas inaccesibles para los pibes pobres, que tienen edificios en perfectas condiciones, materias anexas para ampliar el campo de aprendizajes y cargos para realizar tareas diferenciadoras, tenemos escuelas públicas ubicadas en zonas céntricas o en barrios de clase media que pueden lograr recursos con sus cooperadores y ofrecer edificios en condiciones aceptables y tenemos escuelas públicas en barrios pobres con edificios destruidos que no logran ni siquiera garantizar las condiciones de limpieza y sanidad necesarias para los chicos, bueno, la estructura del CGE determina que los pibes pobres van a las escuelas en peores condiciones, si hay diferencias socio económicas, la escuela que sostiene el CGE profundiza esas diferencias.
Un hecho particular en este aspecto que marca la doble moral del CGE es que recientemente emitió una circular en la que llama la atención a las escuelas diciendo que el pago de cooperadora no es obligatoria, que bajo ningún concepto se debe establecer como una cuota de inscripción y sobre esto voy a aclarar algunos hechos que se ocultan tras este discurso: Es sabido en las escuelas que el pago de cooperadora es voluntario, las escuelas tratan de juntar recursos para tapar los agujeros que deja la falta de presupuesto del CGE para miles de gastos necesarios para que la escuela funcione, algunos chicos lo pagan y otros no, de acuerdo a sus posibilidades, pero es claramente voluntario, pero ese mismo CGE no distribuye partidas presupuestarias para que las escuelas puedan acceder a productos de limpieza, papelería, arreglos de edificios, pago de internet o teléfono, carga de matafuegos, etc. y pone a las escuelas en el triste papel de salir a mendigar un pago de cooperadora que en estos tiempos es de alrededor de $ 300 anuales, pero por otro lado y aquí es donde más se marca el doble discurso, apuesta a escuelas privadas que cobran cuotas de $ 1.000, $ 2.000 o hasta $ 8.000 por mes en forma obligatoria, a esas escuelas el CGE le destina cargos que se pagan desde el presupuesto provincial, es decir, el Estado entrerriano sostiene los gastos en sueldos de escuelas privadas a las cuales no pueden acceder la mayoría de los pibes entrerrianos.
También se nos habló del rol político de la educación, con ponencias brillantes de los expositores, con las cuales coincidimos en los principios, pero nuevamente el CGE que contrató a estos pedagogos que nos brindaron excelentes conceptos, en los hechos hace todo lo contrario, si analizamos la ideología política del gobierno a partir del sistema educativo que desarrolla, vemos que a través de la escuela pretende profundizar una sociedad injusta, que le ofrece la escuela más opulenta a los estudiantes que vienen de familias más pudientes y las escuelas más pobres a los chicos que provienen de familias pobres, un sistema educativo que mantiene a sus docentes muy por debajo de la línea de la pobreza, que no abre escuelas públicas en los nuevos asentamientos poblacionales sino que promueve el negocio de las privadas.
Otro discurso que emocionó fue el de la importancia del papel que juegan los docentes en la construcción de un modelo de sociedad, nos hablaron hasta hacernos emocionar de la importancia de nuestro trabajo como dinamizador del desarrollo de una sociedad con valores cada vez más humanos, en este aspecto el doble discurso es tremendo, porque en esos días y posteriores el gobierno entrerriano debía presentar una oferta de recuperación salarial a los docentes y el gobernador no hizo propuesta, se pasó para una reunión presupuestaria y se volvió a negar una propuesta, a esos docentes que nos encontramos por debajo de la línea de la pobreza y rozando la línea de la indigencia y se nos niega una recuperación del salario, el CGE nos contrató teóricos para decirnos que somos fundamentales en su política educativa. En esos días el Presidente del CGE Martín Müller, que participó del encuentro con palabras muy lindas pero alejadas de la realidad, manifestó que lamentaba el paro docente, pero no manifestó que el gobernador no presentara una propuesta de recuperación de los ingresos de docentes empobrecidos.
Un eje educativo que se nos remarcó, que se fundamentó su tratamiento en el aula fue el de construir con los estudiantes una conciencia de la importancia de cuidar el medio ambiente, gigantesco doble discurso, el gobierno que accionó ante la justicia para que los sojeros envenenadores puedan fumigar con glifosato venenoso a muy pocos metros de nuestras escuelas rurales, nos pide a los docentes que enseñemos sobre el cuidado del medio ambiente. Los hechos en este tema es que los docentes trabajamos y mucho con este tema, porque nos preocupa, porque nos interesa, los docentes construimos la campaña “paren de fumigar las escuelas”, con la participación de AGMER y de miles de docentes en toda la provincia. Cuesta comprender racionalmente que el gobernador que manda a fumigar de cerca a nuestros alumnos y alumnas, maestras y maestros, nos aconseje que enseñemos sobre cuidado del medio ambiente. Nos propone que mientras afuera están fumigando, adentro del aula estemos tosiendo, vomitando, desmayándonos y diciéndoles a los chicos que el gobierno entrerriano nos enseña que hay que cuidar el medio ambiente.
Como conclusión sobre este encuentro necesitamos decirle al gobierno entrerriano, a los funcionarios del CGE, que la mayoría de los docentes incluimos en nuestras escuelas, luchamos por construir una sociedad más justa, distribuimos el conocimiento sin distinción entre nuestros chicos, enseñamos sobre cuidado del medio ambiente y que a todo esto lo hacemos con un profundo esfuerzo, teniendo en el CGE y el gobierno entrerriano como un impedimento y no como una ayuda que nos facilite el camino, que no necesitamos que contrate teóricos sino que lo que necesitamos es que trabaje en el mismo sentido que los discursos y recordamos que en las escuelas estamos y siempre estaremos los docentes, que hemos sufrido el maltrato de muchos funcionarios que nada aportaron a nuestra escuela entrerriana, que pasaron por un cargo y se fueron, se olvidaron de nuestra escuela y los docentes siempre estamos, nos va la vida en la escuela, para muchos de esos funcionarios el sistema educativo solo es un escalón para saltar en sus carreras políticas, pero nunca llegan a sentir lo que siente una docente o un docente, que no bancamos la mentira y el doble discurso.

Víctor Hutt, Rector titular de Nivel Secundario, con veintiséis años en la docencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *